Diario de desarrollo 5: Los brutales combates de Conan Exiles

Tendréis que derrotar a vuestros enemigos con ayuda de la madera, el hierro o el acero. Si fracasáis, seréis víctimas de sus garras, dientes o armas de guerra. El dominio del combate es la clave para la supervivencia en las tierras del exilio.

Un arsenal de armas

Vuestra primera tarea consiste en equiparos. Empezáis el juego sin nada y debéis reunir recursos para fabricar armamento y ropa sencilla. Si lográis sobrevivir y prosperar, podréis avanzar y crear talleres donde fabricar equipamiento más variado y poderoso.

Es importante disponer de una gran variedad de armas. El uso de una espada y un escudo aporta una buena capacidad ofensiva y defensiva. El escudo es excelente para bloquear las flechas enemigas y detener los golpes en la lucha cuerpo a cuerpo. Pero cuidado: los escudos y las armas no duran para siempre y se rompen cuando reciben demasiados golpes.

Muchas armas se empuñan con una mano, como las lanzas cortas, hachas, mazas, dagas y diversas clases de espada. Cada tipo de espada tiene un propósito único y puede daros una ventaja táctica en combate. Podéis dar estocadas con la lanza corta y también arrojarla, lo que resulta muy útil para rematar a un enemigo a la fuga. Las hachas también sirven para esto último, pero, al igual que las dagas, se manejan con la mano torpe y en detrimento del escudo.

Las poderosas armas a dos manos ofrecen aún más opciones en las peleas peligrosas. La pica tiene un mayor alcance y permite mantener a raya a los animales salvajes. Los enormes martillos o mazos de guerra son útiles contra las armaduras y permiten aturdir al enemigo o apartarlo de un golpe.

Las armas a distancia siempre son letales, sobre todo cuando se disparan desde las almenas o a un enemigo a la fuga. Aprended a manejar el arco y la ballesta y usad sus proyectiles para perforar al enemigo o prender fuego a barriles llenos de petróleo.

Pero no todas las armas están hechas para matar. Equipaos con la maciza porra y podréis dejar inconscientes a los PNJ para después arrastrarlos al campamento y doblegar su voluntad en la rueda del poder. Los esclavos sirven como entretenimiento (eliminando la debilidad que genera la corrupción), para ayudaros a fabricar o como guardias.

En el fragor de la batalla

No basta con tener buenas armas y armaduras; también hay que saber usarlas y pelear con destreza y determinación.

En Conan Exiles, los combates tienen un fuerte componente táctico. En vez de golpear sin ton ni son y atacar rápidamente, es mejor asestar golpes calculados en el momento oportuno.

Todas las armas de la mano hábil y a dos manos permiten lanzar un ataque ligero rápido y un ataque pesado lento. El truco consiste en saber cuándo usar cada uno. Lanzar un ataque pesado puede dejaros indefensos durante unos instantes, pero puede servir para romper el escudo del enemigo, privándole de una herramienta defensiva para el resto del combate.

También podéis esquivar los golpes enemigos, ya sea echándoos a un lado o hacia atrás. Es fundamental aprender cuándo es más útil esquivar, bloquear o atacar.

Otro aspecto importante consiste en saber qué arma es mejor contra cada tipo de oponente. Si planeáis atacar un campamento de caníbales darfari y atrapar esclavos, es mejor contar con un escudo que sirva para bloquear sus ataques a distancia a medida que os acercáis. Las armas más largas, como la pica, pueden ser eficaces para mantenerse lejos de las mortíferas fauces de un cocodrilo.

Mejorar vuestro personaje a medida que subís de nivel os permite concentraros en sus diferentes atributos. Aumentar la fuerza para causar más daño en el cuerpo a cuerpo, añadir puntos a la capacidad atlética o aumentar la resistencia para combatir mejor en los enfrentamientos prolongados son formas de aumentar las posibilidades en los combates difíciles.

Fieles al mundo de Conan, los combates de Conan Exiles no son solo tácticos, sino también extremadamente cruentos y salvajes. Podéis descuartizar a vuestros enemigos, cortarles la cabeza, los brazos, las piernas, o incluso cortarlos en dos mientras su sangre se derrama por el suelo. Cada golpe de gracia tiene una probabilidad de causar estas lesiones en función de la parte del cuerpo alcanzada.

Los combates son despiadados, rápidos y tácticos. Tanto si lucháis a solas como con vuestros amigos, sufriréis algunas derrotas. Un verdadero exiliado se mide por la forma de enfrentarse a ellas. Si aprendéis de los errores y evolucionáis, regresaréis más fuertes que nunca, listos para aplastar al enemigo o provocar su huida.

Fuente: conanexiles.com

Deja un comentario