Diario de desarrollo 3: Creación de personajes y primeros pasos

Ya habéis visto qué aspecto tiene Conan Exiles. Hemos hablado de lo que es y de lo que no es en cuanto al género y las funciones de juego. Ya es hora de mostraros algunas de las cosas que veréis la primera vez que juguéis.

Ha llegado la hora de hablar de la creación de personajes y de vuestros primeros pasos en las tierras del exilio.

Elección del personaje

Hemos recibido muchas preguntas de la comunidad sobre nuestro creador de personajes. Los jugadores se preguntan qué aspecto tendrá, cuál será la potencia de sus herramientas y si sus razas favoritas de Age of Conan estarán presentes de nuevo. El peinado también ha sido un tema de conversación muy popular en ocasiones.

En Conan Exiles sois un exiliado que ha sido crucificado y castigado a morir acusado de cometer crímenes. El hecho de que seáis inocentes o culpables de esos crímenes es irrelevante, ya que estáis atrapados para siempre en las tierras del exilio. La creación del personaje empieza en la cruz.

20161121104258_1

Nos hemos inspirado en nuestro conocimiento del género MMORPG para diseñar un creador de personajes nuevo en el género. Comenzamos con algunos rostros y rasgos predeterminados que después se pueden retocar y ajustar de diversas maneras. Los jugadores podrán crear sus alter ego hiborios gracias a numerosas opciones. En este momento disponemos de 11 peinados, una gran variedad de colores de piel y 14 razas, todo ello extraído del universo de Robert E. Howard y disponible para los jugadores desde el principio. Para nosotros es muy importante ofrecer un gran número de opciones a los jugadores.

Una pequeña muestra de algunas de las cosas que podréis modificar.

Una vez que terminéis de personalizar a vuestro personaje, veréis los delitos que ha cometido. El juego elige tres de entre una gran lista de crímenes, algunos de los cuales resultan más cómicos que otros. Tras unos instantes, aparecerá alguien para liberaros de la cruz. A partir de entonces seréis libres para vivir, matar y sobrevivir como queráis en las tierras del exilio.

20161121122711_1

Construir un refugio

Vuestra primera medida debería consistir en encontrar comida y agua y salir del desierto. Un odre recogido del cadáver cercano de un viajero podría ofreceros un respiro del calor, aunque solo sea por un tiempo. Al recorrer el desierto es mejor que evitéis los enormes pilares de piedra que rodean la zona. Estos pertenecen al muro maldito que marca el límite de las tierras del exilio. Más allá de este muro os aguarda una muerte segura.

El muro maldito rodea todo el perímetro de las tierras del exilio.
El muro maldito rodea todo el perímetro de las tierras del exilio.

Lo mejor es que os dirijáis a las altas montañas que se elevan en la distancia. Si pasáis por unas viejas ruinas decrépitas, iréis por el buen camino. Sobre la marcha deberíais recoger cualquier piedra y rama que os encontréis, ya que os servirán para crear vuestras primeras herramientas: una simple hachuela de piedra y un barretón. No obstante, la mejor protección es blandir una espada.

El mundo de Conan está repleto de peligros, muchos de los cuales están presentes también en las tierras del exilio. Hienas y diablillos hambrientos, ansiosos por devorar la carne de los desventurados exiliados, deambulan por las orillas del río en busca de su próximo almuerzo. Podéis acabar con estas amenazas de una en una si tenéis una espada y un escudo, pero en grupo resultan mucho más peligrosas.

Dormir a la intemperie no es lo más sensato. Lo mejor es construir un refugio para protegerse. A pesar de que los muros de piedra y los cimientos son muy fáciles de construir, ofrecen una sólida protección contra las tormentas de arena y las criaturas agresivas.

Esto debería serviros para sobrevivir durante los dos primeros días de juego en Conan Exiles. A partir de aquí, tendréis que forjar vuestro propio destino. ¿Conseguiréis dominar las tierras del exilio y someter al resto bajo vuestros pies calzados con sandalias? ¿O por el contrario os dedicaréis a rapiñar y asesinar dejando un rastro de muerte a lo largo de estas ignotas tierras?

Vuestra cruz os aguarda, exiliados.

Fuente: conanexiles.com

Deja un comentario